26 sept. 2013

Guadalupe Ronquillo Ovalle

El hallazgo de una familia hispana, dos adultos y tres niños, con disparos de arma de fuego en sus cuerpos, provocó asombro y consternación la noche del pasado domingo en una localidad al norte de Texas, pero hoy, los pobladores han quedado conmocionados con el resultado de las investigaciones. 

Elmer Tanner, el Alguacil del condado Navarro, informó que tras las investigaciones y pruebas del médico forense, estas determinaron que Guadalupe Ronquillo Ovalle, de 33 años de edad, mató a sus tres hijos de 10, 8 y 4 años de edad y a su esposo Israel Chairez Álvarez de 33 años. Luego se suicidó con la misma arma, un rifle calibre .22.

"He estado aplicando la ley por aproximadamente 25 años y no puedo recordar en mi carrera un incidente donde la madre era el asesino de sus propios hijos", dijo el alguacil Tanner en una conferencia de prensa. La trágica escena fue descubierta la noche del pasado domingo por el padre de Israel Chairez, quien tras varios días de no lograr contactarlos por teléfono y al acudir a la casa de estos ubicada en el poblado de Rice, de la ciudad de Corsicana, a unos 72 kilómetros al sureste de Dallas, descubrió los cuerpos y avisó a la policía. El alguacil dijo que las autoridades aún están trabajando para determinar un motivo y están hablando con los vecinos y amigos de la familia.

"Me refiero a esto como una tragedia, y lo es para la comunidad para las familias, los vecinos, y tenemos que tenerlos en nuestras oraciones" dijo el alguacil Tanner. Según el informe policial dado a conocer el lunes, los niños fueron vistos por última vez el pasado jueves en la Escuela Primaria de Rice, pero el viernes ya no fueron a clase. Un punto que coincide con el informe forense, de que la tragedia pudo haber sucedido la noche del jueves o la madrugada del viernes. La policía continuará la investigación para tratar de comprender y saber qué orilló a esta mujer a realizar lo que hizo. Comentarios de conocidos hicieron suponer que el responsable de esta tragedia era el padre y esposo, quien fue detenido en relación con un incidente de violencia familiar el pasado 11 de septiembre. Según las autoridades, esa vez, la esposa llamó al 911 y alegó que su marido la empujó y le quitó su celular cuando estaba hablando con su hermana y no con un hombre como el alegaba; el hombre fue arrestado y se declaró culpable de un delito menor; estuvo encarcelado dos días y fue liberado tras pagar 367 dólares.

Los investigadores no pudieron indagar mucho a partir del arresto del hombre, excepto que era un caso aislado de violencia familiar. "Sólo podemos suponer que había problemas en el núcleo familiar", dijo Tanner. Y es que después del arresto de su esposo, Guadalupe no presentó ninguna solicitud de divorcio u orden de alejamiento hacia él, y tampoco pidió ninguna orden de protección, según los registros policiales. Una vecina y amiga de la familia relató que días antes ella había estado aconsejando a la pareja para que mantuvieran su relación matrimonial estable, "ellos tenían problemas normales, como todas las parejas los tenemos, pero en las conversaciones nunca escuche algo peligroso" dijo la mujer. Fuente: La policiaca

No hay comentarios:

Publicar un comentario