9 feb. 2011

Dulce y Rosa Rodríguez Olvera


En abril de 2008 las gemelas Dulce y Rosa Rodríguez Olvera de 23 años de edad, fueron detenidas por ser quienes asfixiaron, descuartizaron y calcinaron a su cuñada Beatriz Sánchez López y el hijo de ésta de tres meses de edad. A decir de las homicidas oriundas de la comunidad El Coyuco, en el Estado de Hidalgo, aquí en México, acudieron a la oficina de una adivina esotérica, quien les aseguró que su cuñada las tenía embrujadas y era la responsable de la reciente muerte de su progenitora. Conforme a la declaración, las gemelas planearon con una semana de anticipación el homicidio y ninguna de las dos se arrepintió de las acciones, aunado a que detallaron que alrededor de las 11 horas de el lunes 30 de junio atacaron a la ahora occisa.

Para lograr su asesinato utilizaron una faja para ahorcar a la mujer y su hijo, además de una hacha y tijeras, para cortar por la mitad el cuerpo de la cintura hacia debajo de Beatriz Sánchez, el cual fue hallado en una bolsa, y el resto (parte superior) junto con el del infante en las brasas de un fogón.

Juventino Sánchez López, hermano y tío de los ahora occisos, expuso que al percatarse de la situación, alrededor de las 20:00 horas de ese día, dio parte a las autoridades, quienes al llegar al lugar encontraron los restos de los cuerpos calcinados.

El acto delictivo enojó a los habitantes de la zona quienes pretendían linchar a Dulce y Rosa Rodríguez, mismas que fueron trasladadas a las instalaciones de Seguridad Pública de la localidad, y en las primeras horas del martes, fueron conducidas al Ministerio Público con sede en Tulancingo donde rindieron su declaración preparatoria.

4 comentarios:

  1. Pensar que con un tiro se acaba el problema. ¡Arriba la pena de muerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, es una lógica encantadora:
      Te indigna tanto un asesinato que pretendes castigarlo con otro.

      Obviamente estoy contra la pena de muerte.

      >P

      Eliminar
    2. Muerte con muerte!
      Ojo por ojo y diente por diente,la ley del talión

      Eliminar
  2. Engañadas...y acabaron cometiendo asesinato...solo porque una mujer ignorante les dijo que había actuado para que su madre muriera. Extraño caso de matriarcado y menosprecio a aquella parienta política sólo por que no "era de la familia"

    ResponderEliminar