25 mar. 2016

Karen Jimena Ñañez



Las fotos  las publico una amiga de la victima en facebook, y sí es KAREN.


María Fernanda Chicco tenía 18 años cuando fue asesina por Karen Jimena Ñañez, que tenía 16 años, entre el 15 y el 17 de febrero de 2015. El lugar: Ceres, un pueblo del norte santafesino, en Argentina de 18 mil habitantes. Karen No está loca, solo se “obsesionó” con María Fernanda, según algunas notas de periódico y videos sobre el caso, Karen saldría este año por cumplir 18 años.  Un par de notas de lo que paso, Karen casi era linchada por 400 personas.

Nota 1:
23 de Feb de 2015, Ceres, provincia de Santa Fe, Argentina.- La planificación del homicidio. La mecánica del crimen. La frialdad de la acusada. Basta con contar que a 48 horas del asesinato, la sospechosa, fue como si nada a un cumpleaños y se sacó fotos que emanaban alegría.

Karen y María Fernanda competían por el mismo hombre: Rodrigo, de 25 años. Renglón aparte para decir que Rodrigo salió con cada una de las jóvenes cuando eran menores de edad. Si hubo sexo, hubo delito.
Según la imputación judicial, en la actualidad, Rodrigo salía con Karen, pero la menor sospechaba que su novio sostenía una relación con María Fernanda, e incluso, en el pueblo se llegó a decir que la víctima cursaba un embarazo de tres meses de su relación con él. ¿La relación seguía clandestina?

Así las cosas, Karen, trazó una competencia insoportable con María Fernanda, y la copió en todo.

Casi en la misma época, María Fernada se puso braquets, y Karen la imitó. Casi en la misma época, María Fernanda se alisó el pelo, y Karen la copió.

Basta con ver el perfil de facebook de ambas. Cada foto que María Fernanda posteaba, Karen se tomaba el mismo tipo de foto, con la misma pose, y la posteaba igual.

Hubo dos amenazas previas que María Fernanda sufrió pero prefirió no contar. Tres semanas atrás, Karen atacó a María Fernanda en un boliche, y el viernes de la semana pasada, directamente la cruzó y la atacó desde una moto. María Fernanda no dijo nada para no preocupar a sus padres. Eso le quitó su única chance de salvarse.

Con la frialdad de un psicópata adulto, Karen armó la trampa. Usó el celular de Rodrigo y la citó a María Fernanda, haciéndose pasar por él. Todo el contacto fue sólo por mensaje de texto.

 A ese encuentro fue María Fernanda tal vez pensando que podía reconquistar a Rodrigo.

Según la fiscalía, Karen atacó a María Fernanda a traición, por la espalda. Le aplicó cortes con una tijera y luego se aseguró el resultado muerte estrangulándola con un alambre.

María Fernanda estuvo desaparecida dos días. En esa búsqueda desesperada, sus padres se cruzaron con Karen, y conocedores de la rivalidad extrema, la interrogaron. Ella, con sus 16 años a cuestas, puso cara de nada y dijo no saber nada de María Fernanda.
En el camino, Rodrigo terminó contándoles a los padres de la víctima, de la pelea del viernes anterior. También admitió que durante unas horas su celular le había faltado.
Todo encaminaba a Karen. Ella seguía negando todo. Un video la terminó delatando. La imagen la ubica yéndose de la escena del crimen.
 Es más, tras el homicidio, subió a Facebook mensajes que se parecían a las típicas demostraciones de orgullo del psicópata que se siente ganador porque eliminó a su competidor y ya está en condiciones de gozar.
Ante la jueza, Karen se negó a declarar. Quedó alojada en la alcaidía de menores. Por su edad, pueden someterla a proceso penal y condenarla a penas que casi nunca superan la mitad de años que se aplicaría a un adulto en un caso similar.

La pregunta que queda flotando es: ¿sirve de algo la cárcel para esta menor? Está claro que castigo tiene que existir, y que Karen, si se confirma que es la asesina, debe hacerse responsable de lo que le imputan haber hecho.

También es cierto que el encierro sin tratamiento, empeora a los presos. No sirve de nada.



Nota 2:
Más allá de haber detenido a la presunta asesina, el homicidio de María Fernanda Chicco no parece una cuestión sencilla de resolver teniendo en cuenta que la sospechosa es menor de edad y por ende su situación procesal exige un tratamiento especial. En ese marco, los detalles que van trascendiendo sobre el crimen y su aparente planificación alimentan aún más la conmoción que ya había generado entre los habitantes de Ceres, donde además de la pueblada desatada con la detención de la adolecescente implicada se difundió una campaña en redes sociales que proponen declararla persona no grata y evitar que vuelva a vivir a la ciudad.
  La sospechosa, de 16 años, sigue detenida a disposición del Juzgado de Menores de Rafaela, donde el viernes se abstuvo de declarar.

Macabro. María Fernanda tenía 18 años y estudiaba cine en la ciudad de Córdoba. Con motivo del fin de semana largo estuvo en Ceres visitando a su familia, que la vio por última vez con vida el domingo a la tarde, cuando salió en su bicicleta playera verde y dijo que iría a visitar a una amiga.
  Dos días después, el martes a la mañana, Fernanda apareció asesinada en un predio donde se venden postes para uso rural. Al determinarse que había sido asfixiada fue demorado un ex novio suyo, de 23 años, liberado horas más tarde. Entonces, tras chequear los registros de las cámaras de vigilancia de la escena del crimen, la investigación se orientó hacia Karen, al parecer la novia actual del primer demorado.
  La detención de la menor originó una pueblada frente a la comisaría donde estaba cuando entre 500 y 700 vecinos causaron destrozos a partir de la intención de algunos de ellos de ingresar a la dependencia policial para linchar a la acusada.
Preaviso. Con la principal sospechosa detenida, comenzaron a trascender detalles del homicidio. Por ejemplo, que Karen habría empleado el celular de su novio para citar bajo engaño a María Fernanda al lugar donde fue asesinada.
  Al parecer, cuando las jóvenes se encontraron comenzaron a pelear hasta que la homicida atacó a Chicco con una tijera y luego la asfixió con un alambre que le produjo una fractura de tráquea. Al abandonar la escena del crimen, la chica se fue con las ojotas y el celular de la víctima, a la que además le cortó el pelo.
  Pero lo que más conmoción causó entre quienes siguen el tema fue una foto al parecer tomada en el predio donde ocurrió el crimen que la acusada publicó días antes en la Instagram con la leyenda “acá vas a terminar”, dato que hace presumir que el homicidio estaba planeado.
  Otro hecho relevante al que se alude en los medios digitales de la zona se refiere a una discusión días antes entre la víctima y la acusada. En ese marco, los investigadores remarcan que la sospechosa siempre se mostró segura en sus respuestas al negar su vinculación con el hecho, pese a que las cámaras de video la situaron en la escena. También les resultó llamativo que cuando se ordenó su arresto, horas después del hallazgo, la chica estuviera festejando un cumpleaños como si nada. Sobre el móvil, la hipótesis apunta a que el crimen fue por celos y por un supuesto embarazo de tres meses que se dijo que cursaba la víctima y que descartado luego de la autopsia.

Destrozados. “Estamos destrozados por la pérdida de nuestra hija. Pedimos y exigimos a la Justicia una condena ejemplar para la detenida. Hay cámaras que registraron el crimen, por eso la arrestaron. No queremos venganza, sólo una condena severa”, dijo al diario Uno de Santa Fe Javier Chicco.

  Los padres de María Fernanda comentaron que no estaban de acuerdo con que su hija frecuentara al joven con el que había estado saliendo hasta hacía un año antes, luego de enterarse de que éste tenía una relación paralela. “Lo tratábamos como a un hijo pero terminó siendo de lo peor, un vividor que manipulaba a mi hija. Estuvieron separados un año pero nos enteramos que se veían a escondidas”, dijo Javier.

  Por su parte, la madre de María Fernanda comentó a una radio de Ceres que había una rivalidad entre su hija y Karen. “Ella siempre le tuvo envidia, no sé qué tenía en la cabeza, me cuentan que mi hija se vestía de una manera y ella también, como una obsesión. Y el chico andaba con las dos”, sostuvo.

  También se refirió a una pelea dos días antes del crimen. “Mi hija se encontró el viernes a la noche con ese chico. Ella se enteró y fue hasta donde estaban. Llegó en una moto, la chocó a mi hija, se cayeron al barro. Nosotros no sabíamos nada”.

Reinserción. Por lo pronto, la Justicia de Menores dispondrá medidas tendientes a la reinserción de Karen, que no podrá ser condenada hasta cumplir 18 años. La jueza de Menores Rafaelina María Feraudo la imputo de homicidio simple y la llamó a indagatoria el viernes pasado, pero la adolescente se abstuvo de declarar.


3 comentarios:

  1. No puedo entender como este crimen va a quedar sin la culpable presa. Me hace perder la fe en nuestra justicia

    ResponderEliminar
  2. Es de lo peor este crimen es mas que un homicidio simple ! Por esta clase de justicia hay ocasiones que los mismos ciudadanos hacen su venganza o su justicia por su propia mano.

    ResponderEliminar
  3. Es de lo peor este crimen es mas que un homicidio simple ! Por esta clase de justicia hay ocasiones que los mismos ciudadanos hacen su venganza o su justicia por su propia mano.

    ResponderEliminar