13/2/2011

Andrea Yates


Andrea Yates se declaró inocente por razón de demencia en relación al ahogamiento de sus hijos, en su primera aparición en la corte desde que sus condenas de 2002 por homicidio capital fueran revocadas.

10 ene 2006.- La jueza estatal de distrito Belinda Hill estableció el 20 de marzo como fecha de inicio del juicio nuevo. Yates, de 41 años, seguirá bajo la custodia del Departamento del Alguacil del Condado de Harris hasta que sea juzgada nuevamente por la muerte de tres de sus cinco hijos. Su abogado, George Parnham, quiere que Yates sea enviada al Hospital Estatal Rusk hasta su nuevo juicio. Hasta la semana pasada, Yates había estado encarcelada en la Unidad Penitenciaria Skyview del este de Texas, una prisión psiquiátrica. Ella apareció en la corte el lunes con lentes y el traje anaranjado de una pieza típico de las prisiones estadounidenses. Durante el juicio original, el jurado rechazó el argumento de locura por parte de la defensa de Yates y la declaró culpable de la muerte por ahogamiento en 2001 --en la bañera de la casa-- de tres de sus hijos: Noah, de 7 años; John, de 5; y Mary, de 6 meses. Se presentó evidencia sobre el ahogamiento de los otros dos hijos: Paul, de 3 años; y Luke, de 2, pero Yates no fue acusada de esas muertes. Yates fue condenada por dos homicidios capitales y sentenciada a cadena perpetua. Su condena fue revocada en enero pasado por la corte de apelaciones del estado debido al testimonio del psiquiatra forense Park Dietz, especialista presentado por la fiscalía . El testificó que poco antes de que Yates presuntamente matara a sus hijos, la serie de televisión "Law and Order" transmitió un episodio sobre una mujer con depresión postparto que ahogó a sus hijos. Tal episodio no existió.

"Aunque a nadie le gusta la idea de otro juicio, nuestra meta seguirá siendo buscar justicia para Noah, John, Paul, Luke y Mary", dijo el lunes la fiscal Kaylynn Williford. Los abogados de la fiscalía y de la defensa señalaron que están negociando un acuerdo, pero agregaron que determinaron no discutirlo públicamente. Ambas partes dijeron que se están preparando para un juicio. Para probar demencia en Texas, un acusado debe demostrar que sufrió una enfermedad o daño mental severo, y que no sabía que sus acciones eran malas.

4 comentarios:

  1. no puedo creerlo!! q muchas oportunidades se les ofrece a los asesinos!!! Dale!! continúen!! q no se les hará nada!! La justicia es ciega!!!

    ResponderEliminar
  2. esta mal nacida mala madre tiene que podrirse en la carcel, no en un manicomio.

    ResponderEliminar
  3. Yo no la voy a justificar, pero acá tienen más culpa los que la rodeaban, por permitirle hacerse cargo de unos niños inocentes, pese a saber que ella tenía problemas mentales, y que sufrió una severa demencia postparto, a quien se le puede ocurrir volver a tener hijos sabiendo que la esposa tenía este problema tan grave?

    ResponderEliminar
  4. Este caso es distinto. La mujer sufría de alucinaciones, depresión y otros trastornos mentales. A esta hay que meterla de por vida en un psiquiátrico porque está loca de remate. Al que hay que ajusticiar es al idiota del marido que la llenó de hijos y la dejó en casa para que los cuidara mientras él se iba a trabajar de lo más tranquilo a sabiendas que su mujer sufría de depresión y tenía problemas psicológicos. ¿Por qué nadie se ensaña con el maridito?

    ResponderEliminar