10 mar. 2015

Adolfina Colmán



*Texto tomado de varios websites

Agosto, 2011, Luque,  Paraguay

María Del Carmen Aguilera, de la Consejería Municipal por los Derechos del Niño y Adolescente (Codeni), comentó que desde hace un año y medio se tiene información sobre la violencia en el lugar donde este viernes fueron degolladas dos niñas de cinco y nueve años de edad.

“Esta (denuncia de) violencia hace más de un año y medio llegó a la Codeni anterior”, manifestó a la 780 AM la mujer al aclarar que la denuncia no se presentó durante su gestión.

Señaló que la abuela paterna pidió hacerse cargo de las menores debido a las condiciones mentales de la mujer, pero la solicitud fue rechazada.

Generalmente, ante situaciones de esta naturaleza se otorga la tutela temporal a los familiares inmediatos de los afectados, pero esa vez no se procedió de la manera habitual, afirmó.

Aguilera confirmó además que la Fiscalía no intervino en el caso.

Adolfina Colmán reconoció haber matado a sus hijas Rocío Zarate Colmán, de nueve años de edad, y Cecilia Zárate Colmán, de cinco.

Ambas víctimas fueron encontradas con heridas cortantes de hasta 10 centímetros de profundidad.

La autora confesa del hecho argumentó que sus hijas ya no sufrirán.

Adolfina Colmán, la mujer que asesinó a sus dos hijas, aseveró que a veces es violenta y que mató a las menores porque pensó que estaban envenenadas, según informó la periodista de ABC TV Lorena Aponte.

La filicida se encuentra en la Jefatura de Policía de Central, donde manifestó a los periodistas que hizo la denuncia sobre el hecho porque no quería verles sufrir y que en algunas oportunidades es violenta.

Manifestó, de manera dispersa, que siempre tuvo problemas con su pareja, a quien identificó como Teófilo Ramón Jara. Además, dijo que no le falta plata pero sí tranquilidad y, al ser consultada sobre el homicidio, dijo: “Fue un impulso mío, porque pensé que estaban envenenadas”.

La mujer llegó a la comisaría de Laurelty, donde denunció que mató a sus hijas Rocío Zarate Colmán, de 8 años, quien este sábado cumpliría 9, y Cecilia Zárate Colmán, de 5 años.

Según sus familiares, Adolfina Colmán cayó en una profunda depresión tras el alejamiento hace más de un año de su concubino Teófilo Ramón Zárate (41), quien se marchó a Argentina con los dos hijos mayores de la pareja.

A raíz de los problemas emocionales que le fueron detectados, la mujer frecuentemente adoptaba conductas violentas con sus hijas menores.

Los familiares de su pareja la denunciaron ante la Codeni de Luque, pero el caso fue derivado a la Defensoría de la Niñez, donde quedó "cajoneado".

Adolfina Colmán fue imputada por homicidio doloso con agravante.


Se expone a una pena de hasta 30 años de encierro, según explicaron las fuentes.








No hay comentarios:

Publicar un comentario