13 sept. 2014

Rocío Hernández Rivera

25/Marzo/2009

Rocío Hernández, de 25 años, se inmoló junto con sus dos hijos de 5 y 11 años de edad, informó la delegada en la región sureste de la Fiscalía General (antes Procuraduría General de Justicia del Estado PGJE), Guadalupe Toca Zavala.

La pequeña Fátima Elizabeth Alonso Hernández, quien presentaba quemaduras de segundo y tercer grado en el 90% de su cuerpo, falleció a las 18:20 horas en el Hospital Civil de Monterrey.

Mi mamá nos echó gasolina y nos prendió fuego", fue lo único que alcanzó a decir a los paramédicos de la Cruz Roja el niño Saúl Alexander, de 11 años, quien es atendido en el mismo nosocomio, donde los médicos hacen esfuerzos para salvarlo.
Mientras tanto, la señora, internada en el Hospital Universitario en calidad de detenida, fue trasladada a las 20:00 horas en una ambulancia helicóptero a Monterrey. Al parecer ella padece de los nervios.

La tragedia ocurrió la madrugada de este martes, en una casa marcada con el número 410 oriente de la calle Melchor Múzquiz en pleno centro de la ciudad.

Vecinos del lugar reportaron al teléfono de emergencias policíacas "066" que había un incendio y, cuando llegaron los bomberos y la Policía, encontraron a la mujer y sus hijos que estaban casi completamente carbonizados y los trasladaron para su atención médica.

Toca Zavala dijo que por las primeras pesquisas se sabe que la mujer trabajaba en un bar por la tarde y en la noche en un antro.

Se conoció también que estaba separada del papá de sus niños.

Agentes de la Policía Ministerial investigan las causas que orillaron a Rocío Hernández a atentar contra la su vida y la de sus hijos.

Las indagaciones revelan que discutió con su pareja, dueño de un antro, y muy enojada subió a un taxi y le pidió al chofer la llevara a una farmacia a buscar veneno para ratas.


Pero como no encontró raticida, fue a una gasolinera y compró 30 pesos de combustible que llevó en dos garrafones a su casa y utilizó para matarse junto con sus pequeños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario