25 mar. 2016

Brittany Pilkington



20 de agosto, 2015.- A lo largo de poco más de un año, un macabro drama se desató casi inadvertido en un hogar de Ohio hasta que, consumada una triple tragedia, las autoridades finalmente comprendieron la magnitud del caso, cuando ya era demasiado tarde. 

Entre el verano pasado y la actualidad, tres hijos de Brittany Pilkington, una mujer de 23 años residente en Bellefontaine, Ohio, murieron uno tras otro, pese a que en algún momento las autoridades consideraron, aunque al final no creyeron justificado, quitarle la custodia de los menores a la familia. 

Pero no fue sino hasta que el tercero de los pequeños murió, y la madre hizo a las autoridades la estremecedora revelación de que ella misma los había matado, que se reveló todo el horror que existía en esa casa. 

Hace unos días, Pilkington hizo una llamada de emergencia para pedir ayuda: Noah, su bebé de 3 meses no respiraba, según relató la televisora CBS. Los paramédicos que llegaron a la escena no pudieron salvar al bebé, que falleció. Parecía que esa casa estaba marcada por la desgracia: en abril pasado otro hijo de Pilkington, Gavin, de 4 años, había muerto y en julio de 2014 otro hijo de la mujer, el bebé Niall, de 3 meses, falleció también.

Esa situación no había pasado del todo desapercibida para las autoridades pues, de acuerdo a la cadena CNN, apenas seis días antes de la muerte del pequeño Noah una corte no había hallado razón para que el bebé, y su hermana mayor, Hailey, de tres años, no permanecieran con sus padres. En su momento se aceptó que la muerte de Gavin y Niall se debieron a causas naturales. Fue un espantoso error.

Tras la muerte de Noah, las autoridades volvieron a cuestionar a Pilkington sobre lo que había sucedido y entonces la mujer confesó: dijo que ella misma había matado a Noah, a Gavin y a Niall con sus propias manos. De acuerdo a la fiscalía, Pilkington reveló que puso una manta sobre las caras de los niños y los sujetó para que no pudieran librarse hasta que murieron asfixiados. Con todo, pese a esas afirmaciones, la causa de las primeras dos muertes no estaría aún clara, y es necesario esperar a que las autopsias den más información.

¿Por qué una madre asesinó así, uno tras otro, a sus hijos y cómo fue posible que la tragedia no fuera evitada, ni siquiera realmente conocida, hasta que la propia madre confesó sus crímenes?


La respuesta es complicada y las autoridades al parecer no tienen demasiadas explicaciones. En principio, indicó CNN, pese a que una corte había analizado el caso de custodia de los menores, al final no se consideró justificado quitarle a Pilkington a sus dos hijos que aún le quedaban vivos. Las autoridades dijeron a la prensa que, aunque había sospechas de que algo raro estaba pasando, no había evidencia alguna que probara responsabilidad de Pilkington en la muerte de Gavin y Niall y “nadie podría haber predicho el comportamiento de esta madre”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario