12 mar. 2013

Justina Morley y el asesinato de Jason Sweeney



 El 30 de Mayo de 2003 en el barrio de Fhistown, Filadelfia, Justina Morley de 15 años de edad invitó a Jason Sweeney de 16 años de edad a una cita. Sweeney ancioso de imprecionar a su nueva novia cobró su ultimo cheque de pago de 500 dolares, que se habia ganado trabajando en la construcción con su padre, sin embargo, los adolencentes no fueron a cenar o a ver una peliculas.

La forma en que Sweeney fue asesinado, la edad de los adolescentes implicados, y la aparente indiferencia de los responsables llamó la atención a nivel nacional. En lugar de eso, Justina llevo a Jason a una zona aislada en la que tres personas lo atacaron, Edward "Eddi" Batzia de 16 años y los hermanos Domingo Coia de 17 años y Nicolas Coia de 16 años, Morley mantenía relaciones sexuales con Nicholas Coia y Edward Batzig Jr.

Justina Morley dijo que después de que ella comenzó a fumar marihuana a los 10 años, ella también comenzó a tomar píldoras de prescripción y cocaína, su madre , dijo que su hija comenzó a cortar sus muñecas a la edad de 10. Ella también fue hospitalizada por amenaza de suicidio y automutilación en 2002.  Fue admitida una vez al Hospital y comenzó a cortar las muñecas, las rodillas y los muslos, tomando pastillas y mostrando un poema suicidio, que ella había escrito, a la puerta. Morley dijo a su madre que se suicidaría si no la sacara del hospital. Su madre la llevó a cabo, va en contra del consejo del hospital.

También se observó que fue expulsado del octavo grado, que repitió en Santo Nombre de Jesús Escuela Católica en lugar de la escuela pública que asistía. Un psiquiatra contratado por el equipo de la defensa, William Russell, dijo que la razón por la que comenzó la actividad sexual a una edad más temprana "fue un intento de validación de autoestima".

Ella testificó que había tenido relaciones sexuales con ambos Nicholas Coia y Batzig a cambio de heroína tan sólo unos días antes de que asesinó a Sweeney, los chicos golpearon en la cabeza y la cara con un hacha, un martillo y un ladrillo, dijo la policía. El adolescente, que había cobrado su cheque de pago de sólo el trabajo de construcción que trabajó con su padre, fue golpeado tan severamente que era irreconocible, dijo la policía.

Justina Morley se declaró culpable de asesinato en tercer grado a cambio de su testimonio y fue sentenciado a 17 1/2 a 35 años en prisión, Dominic Coia, Coia Nicolás y Batzig Edward en mayo de 2005, fueron condenados a cadena perpetua sin libertad condicional por homicidio, además de 22 1/2 a 45 años por conspiración, robo y posesión de arma del crimen. Ninguno de los adolescentes mostró ningún remordimiento por el asesinato

1 comentario:

  1. No sé si esto es una traducción, una redacción propia o un simple cortapega pero es penosa.

    La mayoría de los casos están mal redactados, desordenados y con faltas graves de expresión y de ortografía. No sé...tampoco cuesta tanto molestarse en escribir bien si lo que se pretende es captar la atención de los lectores.

    ResponderEliminar