13 mar. 2014

Acela Lozano Jiménez

El filicidio ocurrido en la casa marcada con el número 226 de la Privada "Cerrada de Moscú", en la colonia Tejeda, aún la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) no tienen rastro alguno de Acela Lozano Jiménez, quien es la principal sospechosa de envenenar a su hija Frania Andrea de 8 años de edad. Por tal motivo la PGJE emitió un comunicado en el que da a conocer el perfil físico de la presunta filicida.

Acela Lozano Jiménez tiene 43 años de edad, mide 1.63 metros de estatura, tez blanca, de complexión delgada, cabello largo -hasta abajo del hombro- castaño y ondulado, ojos color verde, pero en los últimos días acostumbraba a usar lentes oscuros negros. Como característica, vestía un pants color verde aceituna, y debajo de éste, un traje de baño también verde, con el cual permanecía vestida desde hacía varios días, previos a la muerte de su menor hija. Los propios familiares refieren que la personalidad de Acela es poco sociable, indiferente, e incluso, presenta insensibilidad emocional, así como la mirada perdida; de ello, cabe recordar que hace un par de años, personal médico especializado le diagnosticaron esquizofrenia, padecimiento que la presunta asesina no quiso que le fuera atendido.

De acuerdo con la declaración de la hermana de la filicida, que brindó al Ministerio Público de la causa, mencionó que la esquizofrenia ha aquejado a la familia por varias generaciones, inclusive causó la muerte tanto al padre como a la abuela de la presunta filicida y otra hermana de ella también sufre el padecimiento en la actualidad. El esposo de la desaparecida, Raúl Ramírez, también confirmó lo anterior, agregando que hace aproximadamente dos años, Acela fue atendida en un centro de psiquiatría en la Ciudad de México, donde le diagnosticaron esquizofrenia, en un nivel bajo. En ese lugar, la mujer fue canalizada al Instituto Nacional de Psiquiatría de Zacatenco, ubicado en el Distrito Federal, sin embargo, rehusó acudir para que le dieran el tratamiento que de acuerdo con especialistas, debía de recibir. Desde la muerte de la infante, Acela Lozano, la madre, a quien algunos vecinos comienzan a llamar "La Hiena" permanece sin ser localizada y aunque la policía municipal de Corregidora recibió reportes de personas que supuestamente la habían visto deambulando en las calles aledañas a su domicilio, hasta el momento no se ha confirmado tal situación. 

LOS HECHOS El viernes 5 de este mes a las 23:30 horas, la Agencia del Ministerio Público recibió reporte en el que informaban que en el inmueble marcado con el número 226 de Cerrada de Moscú, en el Fraccionamiento Tejeda, se encontraba el cuerpo sin vida de una menor de edad. Acto seguido el Ministerio Público se constituyó en el lugar donde localizó, sobre la cama de la habitación principal a la menor, quien presentaba "hongo espumoso" en nariz y boca; además, a un lado de la cama, sobre el piso, fueron localizados dos frascos de un insecticida "Autan". 

El cuerpo de la niña presentaba los labios morados y las uñas negras, señales típicas de envenenamiento. En seguida, el papá de la occisa llamó al número de emergencias, por lo que al lugar se presentaron paramédicos de Protección Civil del municipio de Corregidora, quienes solamente confirmaron la terrible noticia. La hoy fallecida Frania Andrea, fue encontrada junto a su mascota (también muerta por envenenamiento) en la habitación principal de su domicilio ubicado en Cerrada de Moscú 226 colonia Tejeda. Elementos de Seguridad Pública del municipio de Corregidora llegaron como apoyo al domicilio marcado con el número 226 de Cerrada de Moscú en la colonia Tejeda. Más tarde arribó al sitio personal del Ministerio Público y de Servicios Periciales.

El cuerpo de la pequeña fue trasladado al Servicio Médico Forense (SEMEFO) para que le fuera realizada la necropsia y conocer la causa de la su fallecimiento, una vez obtenidos los resultados, se determinó que la niña murió de congestión visceral generalizada -envenenamiento-, con un tiempo de haber fallecido de entre 12 y 15 horas previas a su hallazgo. 

Lo anterior dio origen a las investigaciones, dentro del acta de averiguación previa número I/429/2009 iniciada por el delito de Homicidio Doloso en agravio de la menor. En este sentido las diligencias ministeriales tanto a nivel local como en el resto del país, continúan para lograr la localización de esta mujer, como ya ha mencionado, particularmente en el Estado de México y Jalisco, en donde radica parte de su familia. Igualmente, se insiste en solicitar la colaboración de la ciudadanía para que en caso de que cuente con datos que lleven a su paradero, confidencialmente, lo hagan del conocimiento de las autoridades ministeriales al teléfono 238-7676.

No hay comentarios:

Publicar un comentario