15 mar. 2014

Marjorie Diehl-Armstrong


Brian Douglas Wells (15 noviembre 1956 - 28 agosto 2003) fue un repartidor de pizzas estadounidense que fue asesinado por una bomba de tiempo atada a su cuello, supuestamente bajo la coacción con el fabricante de la bomba. Después de que él fue detenido por la policía por robar un banco, la bomba explotó. El extraño asunto fue objeto de mucha atención en los medios de comunicación.

En julio 2007 una acusación formal, los fiscales federales alegaron que Wells había estado involucrado en la planificación del delito frustrado. Dos de sus cómplices, Marjorie Diehl-Armstrong y Barnes Kenneth, fueron acusados por un gran jurado federal por cargos de robo a un banco, asociación ilícita y porte de armas. Kenneth Barnes posteriormente se declaró culpable en septiembre de 2008 y confirmó ampliamente que Wells estaba de hecho involucrado en la planificación del robo, pero también reveló que Wells estaba bajo la impresión de que no se usaría una bomba real. Cuando descubrió que si lo era, Barnes dijo que disparó la pistola, y los testigos confirmaron en la audiencia de un disparo, para forzar el cumplimiento de Wells. El 4 de diciembre de 2008, Barnes fue condenado a 45 años de prisión federal por su papel en el robo y asesinato en EE.UU. por el juez de distrito Sean J. McLaughlin.

Wells había abandonado la escuela secundaria en 1973. Durante casi 30 años, había trabajado como repartidor de pizzas, y fue considerado un valioso y de confianza de los empleados de la Mama Mia Pizzería en Erie, Pennsylvania. En la tarde del 28 de agosto 2003, Wells recibió una llamada para la entrega de dos pizzas a una dirección a pocos kilómetros de la pizzería. Más tarde se descubrió que la dirección era la de la televisión de transmisión de torre-WSEE4 al final de un camino de tierra.

Según informes policiales, Wells fue a conocer la gente que pensaba que serían sus cómplices, incluyendo Barnes. Wells, participó en la planificación del robo. Le habían dicho que la bomba iba a ser falsa y reclamó que tres hombres negros le instalaron la bomba a la fuerza y que él quería ir a la policía a decirle que era un rehén

En la torre de la televisión, Wells, por primera vez, se enteró de que el dispositivo era real. Él luchó con los hombres y trató de huir, pero uno de ellos disparó un arma de fuego, obligándolo a detenerse. Fue en este momento, al parecer, que le ataron la bomba al cuello. Le dieron una escopeta casera sofisticada, que parecía una forma de caña de manera extraña, y le dijeron que la debía usar si se encontraba con problemas en el banco. Wells, luego entró a un banco con la escopeta y exigió 250.000 dólares. Cuando la policía intervino, Wells afirmó que tres personas no identificadas habían colocado una bomba alrededor de su cuello, le habían dotado de la escopeta, y les dijo que tenía que cometer el robo y varias otras tareas, de lo contrario lo matarían.
Al principio, la policía no hizo ningún intento de desarmar el dispositivo. 

El escuadrón antibombas fue llamado finalmente a las 3:04 PM, por lo menos 30 minutos después de la primera llamada al 9-1-1. A las 3:18 pm, la bomba estalló, dejando un orificio del tamaño de puño en el pecho de Wells, sólo tres minutos antes que la brigada de explosivos llegara. Ahora se cree que Wells fue asesinado por Diehl-Armstrong y sus conspiradores para reducir los testigos contra sí mismo y terceros. El evento fue transmitido también por televisión y, posteriormente, el material llegó a manos de sitios de videos compartidos.

En una nota encontrada a Wells había instrucciones para que éste realizara cuatro tareas: la primera de las cuales era el robo del banco en un periodo determinado de tiempo antes de que la bomba estallase. Wells ganaría más tiempo con la finalización de cada tarea. Sin embargo, más tarde se determinó que, independientemente de lo que se había desarrollado, Wells nunca habría tenido suficiente tiempo para completar las tareas para conseguir que la bomba se desactivara.

Wales se vio envuelto en la trama a través de Barnes, a quien conoció a través de una prostituta que utilizaba a menudo la casa Barnes como un lugar para tener relaciones sexuales con los clientes. Toda la trama se urdió para conseguir fondos para pagar el dinero suficiente para matar a Barnes-Diehl, el padre de Armstrong, por lo que Diehl-Armstrong podría conseguir una herencia, dijeron las autoridades. Sin embargo, Wells había robado sólo 8.702 dólares, lejos de los 125.000 dólares necesarios para el asesinato. Por otra parte, la codiciada herencia Diehl-Armstrong se gastó en su mayor parte.

El 16 de febrero de 2007 Associated Press reportó que "el caso ha sido resuelto y las condenas se esperan, probablemente para el próximo mes." Un gran jurado federal en Erie, PA aún estaba escuchando evidencias sobre el caso el día 13 de mayo de 2007, de acuerdo a Erie Times-News. Según el documento, tres sospechosos fueron identificados como los perpetradores del plan.

El 10 de julio de 2007, se instituyeron cargos contra dos individuos por crímenes relacionados con el robo y asesinato. Marjorie Diehl-Armstrong (quien estaba preso por un cargo de asesinato no relacionado en ese momento) fue acusado de tres actos criminales: robo a un banco, conspiración para cometer un robo a un banco y la felonía de usar un arma de fuego en conexión con un crimen. Kenneth Barnes (quien estaba preso por cargos de drogas no relacionados en ese momento) también fue acusado sin exponerse los crímenes específicos.

El 11 de julio de 2007, la fiscalía norteamericana y el FBI anunciaron que Brian Douglas Wells había sido inculpado como conspirador por su participación en la ejecución del robo. La fiscal Mary Beth Buchanan argumentó que la acción de Wells de efectivamente robar el banco lo convirtió en un conspirador del crimen. Marjorie Diehl-Armstrong y Kenneth Barnes fueron culpados de felonía en el caso. Una tercera persona involucrada en el caso, Floyd Stockton, 60, obtuvo inmunidad en un trato con los prosecutores para testificar en contra de Barnes y Diehl-Armstrong. A pesar de designar a Wells como conspirador, la fiscal Mary Beth Buchanan dijo que ella no podía hacer comentarios sobre cuales podrían haber sido sus motivaciones.

El 29 de julio de 2008, un juez federal falló que Marjorie Diehl-Armstrong estaba mentalmente incapactada para ser juzgada por el bombazo.

El 3 de septiembre de 2008, Kenneth Barnes alegó culpabilidad en conspirar para robar un banco y en ayudar y promocionar. El 3 de diciembre de 2008 Kenneth Barnes fue sentenciado a 45 años de prisión por el juez federal de Erie por su participación en el crimen.

El 24 de febrero de 2009, el juez de la corte de distrito Sean McLaughlin programó una audiencia para el 11 de marzo de 2009, para determinar si Marjorie Diehl-Armstrong estaba en condiciones de soportar un juicio. El juez McLaughlin falló que Diehl-Armstrong estaba incapacitado para soportar un procesamiento por padecer de desorden bipolar en julio de 2008. Desde ese tiempo ella estuvo recibiendo tratamiento en una prisión federal con facilidades para enfermos mentales en Texas.
El 9 de septiembre de 2009, un juez determinó que Marjorie Diehl-Armstrong estaba capacitada para soportar un juicio.

En octubre de 2010 el juicio de Diehl-Armstrong estaba en proceso en Erie, Pennsylvania y ella subió al estrado para testificar en su propia defensa. El 1 de noviembre de 2010 Diehl-Armstrong fue condenada por robo armado a un banco, conspiración para cometer robo armado a un banco, y por usar un dispositivo destructivo en un crimen. Fue sentenciada a cadena perpetua mas 30 años el 28 de febrero de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario