11 mar. 2014

Fafane Caze


22/1/2014 La policía de North Miami está investigando la muerte de un niño de 3 años cuyo cuerpo mostraba señales de haber sido quemado, torturado y posiblemente abusado sexualmente. Su madre está siendo interrogada. 

El pequeño fue llevado en ambulancia al hospital Jackson North poco después de las 3:30 de la madrugada del martes, pero los médicos afirmaron que probablemente llevaba muerto por lo menos tres horas, de acuerdo con el mayor Neal Cuevas, vocero del departamento. La policía no había divulgado todavía la identidad del niño, aunque documentos obtenidos por el Herald lo identificaron como Ghanson Debrosse. La policía no quiso dar tampoco el nombre de su madre, de 21 años. 

El Departamento de Niños y Familias (DCF), el cual entregó los documentos al periódico el martes en la noche, identificó a la madre como Fafane Caze. La policía dijo que la dirección más reciente de ella había sido 12501 NE 13 Ave. “Había señales de abuso en cada pulgada de su cuerpo, y sufrió de verdad”, dijo Cuevas. El vocero añadió que el abuso al niño había sido continuo, y que había evidencia tanto de “abuso pasado como actual”. “Tenía señales de haber sufrido quemaduras: sus labios, su cara, sus dedos”, dijo Cuevas. Agregó: “Alguien va a tener que pagar por esto. 

Ella era responsable de la salud y el bienestar de este niño”. Caze dijo a la policía que ella había recogido al niño en el aeropuerto hace sólo dos semanas, luego de haber pasado una temporada larga con parientes suyos en Haití. Ella dijo que el niño había sido lesionado allí, no en el sur de la Florida. Pero tanto Cuevas como otra fuente de el Herald afirmaron que el niño mostraba lesiones “frescas” que no pueden haber tenido lugar semanas atrás. La policía de North Miami está en contacto con sus homólogos de la Policía Nacional de Haití, dijo Cuevas, de modo que los agentes allá pueden investigar las alegaciones de la madre de que el niño había sido abusado en Haití. Los dos hermanos del niño —una niña de 4 años que celebrará su cumpleaños en menos de una semana, y un niño de 1 año— fueron puestos bajo custodia estatal el martes por la mañana por el DCF. Una audiencia en la cual el DCF pedirá a un juez que permita al estado conservar su tutela podría ocurrir el mismo miércoles. Esther Jacobo, secretaria del DCF, dijo a el Herald que su agencia había recibido tres reportes anteriores sobre la familia, todos en el año 2010. 

 “Se me parte el corazón por este niño”, dijo Jacobo en un comunicado por escrito. “Mientras continuamos investigando y colaborando con las autoridades, se hace evidente que Ghanson tuvo una vida muy trágica y torturada que terminó demasiado pronto. Aunque tuvimos contacto con Ghanson y su familia cuando él era muy pequeño, no recibimos más reportes desde entonces, y nadie hubiera podido predecir esta terrible tragedia”. “Ahora tenemos que centrar toda nuestra atención en proteger a los hermanos de Ghanson y colaborar con las autoridades para que los responsables de su muerte sean llevados ante la justicia. Una tragedia de esta magnitud nos hace detenernos y reflexionar sobre la importancia de nuestra labor, pero no podemos parar, por el bien de Ghanson y de otros niños a quienes podemos salvar del sufrimiento”, añadió Jacobo.

Los documentos muestran que Caze ya estaba siendo investigada como víctima de abuso infantil en noviembre del 2010 cuando la agencia recibió un nuevo reporte diciendo que un altercado violento entre Caze y el padre de Ghanson, Donald Debrosse, habían puesto en peligro al que era entonces un niño de brazos. Aunque los documentos de ese período fueron expurgados por el DCF, los mismos sugieren que a alguien le preocupaba que Caze —quien tenía alrededor de 17 años y tenía dos niños muy pequeños — estaba siendo abusada sexualmente por un hombre mayor que ella. Notas de esa investigación afirman que el padre de Caze estaba viviendo en Nueva York en ese momento, y él describió a Caze como “ingobernable”, y agregó que ella había sido problemática “desde los 14 años”. El padre de Caze dijo a un investigador que él había enviado a la chica a Haití, “pero que ella se las arregló para regresar a la Florida”. Debrosse, de 41 años, dijo a un investigador que él había conocido a Caze mientras ella iba “caminando por 70 Street. Dijo que la madre iba empujando un cochecito, y que él la paró y le preguntó si estaba bien. Caze se subió al carro de Debrosse, él le dio comida, y “ella acabó mudando sus cosas a la casa de él”. Mientras el reporte de octubre del 2010 estaba todavía bajo investigación, el DCF recibió una nueva queja el 13 de noviembre del 2010.

Caze había sido arrestada, y estaba siendo evaluada en el Centro de Evaluación Juvenil de Miami después de que ella y Debrosse se pelearon a golpes. Un reporte del DCF sobre ese incidente afirma que Caze tenía a Ghanson, entonces un bebé, en los brazos mientras atacaba al padre del niño y “le tiraba cosas”. Ambos padres, según el reporte, sufrieron lesiones durante la pelea, y aunque se alega que Caze había tratado de “tirar el bebé al papá”, los documentos aseguran que Ghanson no sufrió daño alguno.

“Los padres se pelean constantemente”, afirmó el reporte. “Existen preocupaciones sobre el comportamiento de la madre, ya que ella es muy violenta, y recientemente dio un puñetazo a un espejo y lo rompió”. Caze recibió asesoramiento del estado diseñado para mejorar sus habilidades como madre, “y no hemos sabido nada de [la familia] desde entonces”, dijo Jacobo.

Tanto la policía como fuentes de el Herald sugirieron el martes que el niño había sido “torturado” antes de su muerte, y que presentaba traumas en la cabeza y lesiones que mostraban que había sido azotado con una extensión eléctrica. “Yo llevo 40 años en el Departamento de Policía de North Miami”, dijo Cuevas. “He visto muchas cosas en todos los aspectos del trabajo policial. 

Al escuchar lo que escuché esta mañana de labios de los investigadores literalmente me sacó las lágrimas de los ojos”. “Cómo imaginar que este niño de 3 años vivía a menos de cinco cuadras del departamento de policía, y que sufrió de esta manera”, agregó Cuevas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario