9 feb. 2011

Pauline Parker y Juliet Hulme



¿Alguno de los lectores vio la película de "Criaturas Celestiales" de Peter Jackson (1994)? Pues bien, la película es un caso real, que tubo lugar en Nueva Zelanda en 1954....

Juliet Humble nació en Blackheath, Londres en 1938, Juliet estubo enferma de tuberculosis en su niñez, la familia Hulme decide instalarse en Nueva Zelanda donde fue inscrita en un coloegio.

Pauline Yvonne Parker nació en Christchurch. Su padre, Herbert, era dueño de un almacén de pescado al por mayor. Su madre era Honora Mary Parker. Pauline tenía una hermana mayor que adoraba a su madre, un hermano que estaba internado en una institución mental, y otro hermano que había muerto siendo un bebé.

Pauline era una chica obstinada, que se marchaba de casa cuando no conseguía sus propósitos y sentía una aversión acendrada por su madre. Al igual que Juliet, había tenido una infancia enfermiza. De pequeña contrajo una enfermedad ósea que le dejó como secuela una ligera cojera. A causa de ello, no participaba en los juegos del colegio.

Pauline y Juliet se habían conocido en el colegio de religiosas donde estudiaban. A las dos les gustaba la ópera. Las dos eran aficionadas a los libros de caballerías. Las dos tenían 15 años. Pronto, se refugiaron en un mundo imaginario habitado por caballeros andantes, princesas encantadas y príncipes valientes. Se enamoraron y si, fueron pareja.

El día 22 de junio de 1954, después de pasar diez días en casa de Juliet, las chicas volvieron a la de Pauline. Era la mañana del día señalado para el crimen. Durante la comida, ambas reían y bromeaban. Luego Pauline Parker salió a dar un paseo por la tarde en compañía de su madre y de Juliet Hulme, por la zona de Cashmere Hills en los alrededores de Christchurch. Juliet se adelantó y entonces Pauline asió con fuerza la maza improvisada que guardaba en el bolsillo de su abrigo.

En un momento determinado, Pauline se colocó detrás de su madre, sacó la maza (un ladrillo metido dentro de un calcetín) y lo azotó sobre la cabeza de la señora Parker. La víctima cayó al suelo gritando y llorando por el dolor. Pauline continuó golpeándola hasta dejarla sin conocimiento.

Mientras, Juliet volvía precipitadamente para ayudarla a cumplir su propósito. Entre las dos siguieron golpeando a la madre de Pauline en la cabeza, hasta que la mataron, dejándola allí tirada con el cráneo destrozado.

Después del crimen, Pauline y Juliet se pusieron histéricas. Entraron cubiertas de sangre en el salón de té de Agnes Ritchie, cerca de Victoria Park. “¡Mamá está terriblemente malherida!”, gritaba Pauline.

Cuando la policía localizó el cuerpo de la señora Parker descubrió que tenía cuarenta y cinco heridas en la cabeza, y otras muchas en las manos, sin duda defensivas. A su lado apareció el ladrillo cubierto de sangre. Pauline y Juliet aseguraron que la señora Parker yacía herida como resultado de haber caído por un declive de la colina. Las heridas de la cabeza se las habían producido ellas mismas al intentar trasladarla, afirmaron. Pero a los policías no les convenció aquella declaración. Después de advertir a Pauline que estaba bajo sospecha del asesinato de su madre, el inspector le preguntó:

—¿Quién atacó a tu madre?
—Fui yo —respondió tajante.

A causa de ello, el 24 de junio, Pauline Parker y Juliet Hulme fueron acusadas del asesinato de Honora Mary Parker.
El juicio se inició en Christchurch el 23 de agosto de 1954. Las pruebas más concluyentes se obtuvieron de los diarios, donde las chicas hacían múltiples referencias a su proyectado crimen; expresaban además sus fantasías, sus ambiciones y la intensidad de su sexualidad y sus mutuos sentimientos.

El 29 de agosto de 1954 Pauline Parker y Juliet Hulme fueron declaradas culpables del asesinato de la señora Parker. En la recapitulación de hechos, el juez Adams recordó el recurso de locura emitido por dos médicos y el de salud mental emitido por otros tres. En virtud al artículo quinto de la ley capital, introducido en 1950, las personas menores a dieciocho años no podían ser condenadas a la pena capital. Las jóvenes no manifestaron la menor emoción al escuchar la sentencia.

El 1 de septiembre, el Ministro de Justicia decretó que Pauline Parker y Juliet Hulme cumplirían sus condenas en diferentes instituciones. Juliet ingresó en la prisión de Auckland y Pauline en Borstal, al norte de Wellington.

Tras vivir en el anonimato durante mucho tiempo, Juliet Hulme se cambió el nombre y asumió la identidad de “Anne Perry”, dedicándose profesionalmente a la literatura.

Juliet nunca se casó y se convirtió en mormona, viviendo en Escocia. Creó al ficticio inspector “William Monk”, un detective que se dedica a resolver casos criminales en la Inglaterra victoriana.

Por su parte, Pauline Parker se cambió el nombre por el de “Hilary Nathan”. Ingresó a un convento católico para luego dejar los hábitos y llevar una vida lo más anónima posible.

Actualmente, Pauline Parker reside en Inglaterra.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario