17 mar. 2012

Mónica J.F.

"Mónica es mentirosa compulsiva y no muestra arrepentimiento por el asesinato de su hijo". Estas son las conclusiones de los facultativos tras realizar un minucioso examen psicológico a la parricida de Maó.

Mónica J.F., de 30 años, confesó que había asesinado a su hijo César, de nueve años, para ocultarlo a su nuevo novio. La mujer ahogó al menor en la bañera y luego ocultó el cadáver en el interior de una maleta. El hallazgo del esqueleto puso sobre la pista de la parricida.

Los psicólogos que examinaron a Mónica concluyeron que no padecía enfermedad mental alguna y que estaba plenamente capacitada para distinguir el bien del mal. Los peritos se entrevistaron con la parricida en el Centro Penitenciario de Palma durante un mes.
Los forenses constataron la facilidad de Mónica para falsear la realidad. De hecho, ella misma reconoció estar mintiendo de manera compulsiva desde la adolescencia, desde que cumpliera los 16 años. "Tapaba una mentira con otra", señalaron.
En el transcurso de estas entrevistas, Mónica llegó a confesar que su hijo "le molestaba". Tampoco dio la menor muestra de arrepentimiento, aunque la ausencia del niño le había acarreado sentimientos de añoranza.

Después de consumar el asesinato de su hijo César, introdujo el cadáver en una maleta. El hallazgo del esqueleto condujo a su detención. La madre del menor aseguró a los psicólogos forenses que estaba convencida que "la cogerían".

Los investigadores del Grupo de Homicidios lograron identificar el esqueleto apenas unas horas después de su hallazgo. Su domicilio figuraba aún en Noia, un pueblo de La Coruña.

Su madre vivió en Galicia hasta finales de 2007. Conoció a un hombre por internet y, en marzo de 2008, dejó a su hijo con los abuelos y se marchó a Menorca. En verano, cuando se vieron desbordados, convencieron a su hija para que se llevara al niño a la isla.

La mujer presentó al niño como su sobrino y aseguró que solo iba a estar con ella 10 días. Así fue. El 10 de julio de 2008 fue la última vez que se vio al pequeño César con vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario