1 abr. 2012

Silvia Raquel Lai


Por el asesinato del agricultor, Eduardo José Salas, este miércoles fue condenada a prisión perpetua su viuda, Silvia Lai, a quien la Cámara Penal de Tucumán responsabiliza como coautora del ilícito, cometido el 15 de julio de 2007.

Al momento de dar sus últimas palabras antes de escuchar la sentencia, Lai le dijo al Tribunal: "Señores jueces: estoy acá porque creo en la Justicia y quiero justicia. Desde el 15 de julio he sufrido la peor pérdida, la de mi marido, a quien amé desde los 13 años, el padre de mis hijos. Me sometí al proceso porque soy inocente. Quiero saber quien mató a ’Pepe’”.

Luego, la mujer aseguró que “desde el principio” fue “condenada por la prensa y el público”. “Quiero que mis hijos sepan quién mató a su papá. La prensa se refiere a mí como la viuda de Salas. Estoy orgullosa de ser la viuda de Salas, y voy a serlo hasta la muerte", cerró.

Más tarde, llegó la sentencia, que fue escuchada por una inexpresiva Lai, actitud que contrastó con el estruendoso llanto de sus hijos.

Pero alguien faltó a esta instancia del juicio. Y ésa persona es el profesor de gimnasia, Luis Piccinetti, el otro imputado en la causa que todavía está prófugo.

La Justicia considera que Lai y Piccinetti mantenían una relación sentimental que Salas podría haber descubierto, lo que desencadenó el conflicto amoroso que terminó con la muerte del agricultor.

Con respecto a la sentencia, el abogado defensor de Lai, Manuel Pedernera, indicó que no quedó demostrado que su defendida haya colaborado “en un hecho tan grave que le costara la vida a su esposo y el padre de sus cuatro hijos". "Desde la defensa hemos tratado de marcar la falta de prueba durante el proceso, donde ni siquiera se ha acreditado la supuesta relación sentimental, por falta de pruebas", agregó el letrado.

Pedernera sostuvo además que esperará hasta el 4 de abril para conocer “los fundamentos del fallo”, e insistió: "No había ninguna certeza para condenar".

No hay comentarios:

Publicar un comentario