1 abr. 2012

Tomiishi Kaoru



Cuarentiocho horas después de su detención la mujer que asesinó a su pequeño de apenas 6 años de edad confesó que lo estranguló utilizando una manguera de plástico y no la correa del teléfono celular del menor.

Tomiishi Kaoru (35) quien se encuentra acusada de asesinato y abandono del cadáver del pequeño Koki (6) en el parque Oda de la ciudad de Nishi en Fukuoka, agregó que se sentía deprimida porque su hijo le había dicho “que no la necesitaba”.

Del mismo modo, la filicida refirió que cuando ella se le pidió que la acompañe a los servicios higiénicos éste le manifestó “que podía ir sola porque el no tenía que ayudar a una mujer enferma”.

“Esa respuesta me sacó de mis casillas y por eso lo ahorqué con una manguera de plástico”, narró a sangre fría Tomiishi Kaoru durante un nuevo interrogatorio en la delegación policial de Nishi.

De otra parte, allegados a la familia de la filícida revelaron que en los últimos meses el pequeño ayudaba a su madre cuando ésta utilizaba los servicios higiénicos porque ella padece de una enfermedad crónica.

También manifestaron que el niño estaba muy molesto porque en la escuela le habían llamado la atención porque su madre no asistía a las reuniones de padres de familia.

La policía ubicó en la vivienda de la mujer una manguera de plástico de unos 50 centímetros de longitud que se utilizaba para crear burbujas de aire dentro de una pecera. La manguera estaba dentro del bolso de la mujer porque ella tenía previsto utilizarla para suicidarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario