2 oct. 2012

Nisreen Mansour al Forgani




Cuando se publica la noticia de que alguien admitió haber matado a sangre fría y a quemarropa a once prisioneros indefensos, uno imagina que el asesino tiene que ser un hombre tan curtido por la experiencia de la guerra que ya no siente el más mínimo remordimiento al halar el gatillo. Sin embargo, aunque parezca increíble, recientemente arrestaron en Libia a una joven de 19 años que se comportaba como toda una asesina en serie al servicio de Coronel Muammar Gaddafi.

Nisreen Mansour al Forgani, la joven arrestada, no niega el hecho de que asesinó a 11 prisioneros rebeldes, pero aclara que lo hizo bajo amenaza de muerte. 

 Según relató los hechos al periódico británico Daily Mail "primeramente maté a uno. Luego trajeron al próximo prisionero a la habitación el cual quedó en shock al ver al primero muerto en el suelo. A ese lo maté también así como a todos los demás a una distancia de un metro aproximadamente". 

 Si mató bajo amenaza o voluntariamente es precisamente lo que se tratará de averiguar en un juicio que se le va a celebrar en breve. Por ahora esta joven asesina está encadenada a una cama de un hospital en Trípoli en lo que se lleva a cabo dicho juicio. Su única esperanza ahora es convencer a los rebeldes que piden su ejecución de que ella fue una victima más de Gadaffi y sus altos oficiales los cuales, según Nisreen, no solo la obligaron a cometer todo tipo de atrocidades, sino que también abusaron sexualmente de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario