4 oct. 2012

Vilma Gabriela Parra

Una abogada que asesinó a puñaladas a su marido, un prestigioso letrado, hermano de un juez Civil y sobrino de uno de los curas que organizó el casamiento del ex presidente Juan Domingo Perón y Eva Duarte, fue condenada a prisión perpetua en el juicio oral al que fue sometida por el crimen cometido en agosto del 2002. 

Fuentes allegadas a la causa informaron hoy a Télam que la abogada Vilma Parra fue hallada culpable del crimen de su esposo, el también letrado Pedro Prada Errecart, atacado por la espalda con un cortapapeles durante una pelea conyugal ocurrida el 14 de agosto del 2002 en el partido bonaerense de Lomas de Zamora. La víctima era hermano del juez en lo Civil Miguel Prada Errecart y sobrino de Fray Pedro Prada Errecart, un cura franciscano asesor espiritual del ex presidente Perón y uno de los organizadores del casamiento religioso de éste con Eva Duarte.

La sentencia la dictó el Tribunal Oral en lo Criminal tres de Lomas de Zamora, al término de un proceso en el que declaró una docena de peritos -fundamentalmente psicólogos y psiquiatras- y testigos que refirieron la "complicada situación afectiva" que atravesaba el matrimonio. Los hechos juzgados ocurrieron en la tarde del 14 de agosto de 2002 en el estudio jurídico que el matrimonio compartía en Leandro N. Alem al 1000, del partido de Lomas de Zamora. Guerra por los clientes Según la pesquisa, Parra planteó telefónicamente a su marido su intención de divorciarse y hacer una partición de la cartera de clientes del estudio jurídico que ambos integraban. 

Según los testigos, Prada Errecart le habría replicado que no quería divorciarse, a lo que la mujer, visiblemente ofuscada, según una testigo que estaba junto con el abogado, sólo contestó: "Entonces vas a tener una guerra hasta la muerte". Tras esas palabras, Parra ingresó al despacho de su cónyuge con una mano en su espalda, ocultando el cortapapeles que terminó utilizando para apuñalarlo.

Durante el debate se determinó que un día antes del crimen la pareja había ido a almorzar para celebrar un aniversario de bodas, oportunidad en que el abogado le llevó a su mujer un ramo de flores como una nueva muestra de su intención de no interrumpir el matrimonio. "Diabólica" Durante el proceso los testigos acreditaron que Parra era una mujer "difícil" -llegando uno a calificarla como "diabólica"-, con quien eran "habituales los conflictos" de lo que dieron cuenta, inclusive, otros abogados del Departamento Judicial de Lomas de Zamora que aludieron a la "personalidad conflictiva" de la abogada. Por el contrario, los testigos coincidieron en la "amigable personalidad" de la víctima y en su "excelencia académica", recordando que se trataba de un ex profesor titular de Derecho Comercial de la Universidad de Lomas de Zamora, especialista en quiebras y concursos y ex gerente de legales del Banco de la Provincia, entre otros cargos que desempeñó. Pese a los esfuerzos defensistas que intentaron infructuosamente llevar a la mujer al terreno de la inimputabilidad, finalmente los jueces concluyeron que Parra fue autora del delito de "homicidio calificado por el vínculo", figura para la que el Código Penal prevé como única pena posible la de reclusión o prisión perpetua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario